AML World Awareness Day 21 April 2019

Tratamiento

Tratamiento de la LMA

El objetivo del tratamiento de la LMA es ayudar a controlar las células anómalas de leucemia y restaurar el equilibrio de los glóbulos sanguíneos sanos en la médula ósea

La LMA no es una sola enfermedad sino más bien una enfermedad con muchos tipos, por lo que distintos tipos de LMA pueden tener diferentes resultados y terapias únicas.

Quimioterapia

El principal tratamiento estándar para la mayoría de la gente con LMA es la quimioterapia. Esta implica utilizar fármacos anticancerígenos para destruir los glóbulos sanguíneos anómalos de leucemia y provocar la remisión.

La remisión es cuando no hay más células anómalas de leucemia en la sangre y la médula ósea y se desarrollan de nuevo los glóbulos sanguíneos normales. El tratamiento de quimioterapia se da normalmente en dos fases: inducción y consolidación.

Fase de inducción

Esta es la primera fase del tratamiento y tiene como objetivo eliminar las células anómalas de la leucemia y evitar que se multipliquen en la sangre y la médula ósea. Los fármacos de quimioterapia de inducción utilizados más comúnmente incluyen citarabina y un fármaco de antraciclina tal como daunorrubicina o idarrubicina. Otros fármacos para la inducción incluyen una fórmula de daunorrubicina y citarabina (Vyxeos), que está aprobada en los Estados Unidos y en Europa para tratar pacientes con tipos específicos de LMA, incluida la LMA relacionada con la terapia y la LMA con cambios relacionados con mielodisplasia.

La quimioterapia puede administrarse a veces con fármacos que se dirigen a ciertos genes (terapia dirigida) que han cambiado en células anómalas.

Fase de consolidación

Esta fase del tratamiento de quimioterapia tiene como objetivo eliminar las restantes células anómalas de la leucemia que pueden estar presentes después de la quimioterapia de inducción pero que no se pueden ver. Esto reduce entonces el riesgo de que vuelva la leucemia. La fase de consolidación incluye un tratamiento adicional con quimioterapia.

En algunos casos, el tratamiento con quimioterapia y la terapia dirigida se ve seguido a veces de un trasplante de células madre. El tratamiento antileucémico (quimioterapia y terapia dirigida) destruirá algunos glóbulos sanguíneos (normales y anómalos) y entonces un trasplante de células madre las sustituirán con células madre que produzcan glóbulos sanguíneos normales.

Terapia dirigida

En los últimos años, se han desarrollado nuevos fármacos que tienen como objetivo anomalías genéticas específicas o proteínas concretas halladas en las células leucémicas. Estos fármacos dirigidos funcionan de manera diferente a los agentes quimioterapéuticos estándares y pueden ser útiles para pacientes que tengan un tipo específico de anomalía genética. Estos fármacos dirigidos también tienen efectos secundarios diferentes a los agentes quimioterapéuticos. A continuación se muestran algunos tratamientos dirigidos aprobados para tipos específicos de LMA.

Midostaurina (Rydapt)

Los cambios anómalos en el gen FLT3 ocurren aproximadamente en el 30 % de los casos de LMA. Estos cambios en los genes contribuyen al porqué las células leucémicas se vuelven anómalas en la LMA. La midastaurina es un fármaco que se dirige a este gen FLT3 anómalo y bloquea su función. La midastaurina está aprobada en los EE. UU. (por la FDA) y en Europa (por la EMA) para ser utilizado con la quimioterapia estándar para tratar pacientes adultos, a los que se diagnosticó recientemente LMA, que tengan cambios anómalos en el gen FLT3.

Enasidenib (Idhifa)

En algunos casos de LMA, hay cambios anómalos en el gen IDH2. Enasidenib es un fármaco que bloquea la función del gen IDH2 en las células leucémicas. Enasidenib está aprobado en los EE. UU. por la FDA para tratar pacientes cuya LMA volvió después del tratamiento (recaída) o pacientes que no respondieron a la terapia inicial (refractaria) con cambios anómalos en el gen IDH2.

Gemtuzumab ozogamicin (Mylotarg)

La gemtuzumab ozogamicina contiene un anticuerpo que es una proteína inmune sintética, conectada a un fármaco quimioterapéutico. El anticuerpo se une a una proteína específica llamada CD33 presente en la superficie de las células leucémicas. En los EE. UU., la gemtuzumab ozogamicina está aprobada por la FDA para los pacientes adultos a los que se diagnosticó recientemente la LMA y que tengan la proteína CD33 en sus células leucémicas. También está aprobado por la FDA para adultos y niños con recaída o LMA refractaria. En Europa, la gemtuzumab ozogamicina está aprobada para el tratamiento de pacientes a partir de 15 años que tengan la proteína CD33 en sus células leucémicas.

Ivosidenib (Tibsovo)

En algunos casos de LMA, hay cambios anómalos en el gen IDH1. Ivosidenib es un fármaco que bloquea la función del gen IDH1 en las células leucémicas. Ivosidenib está aprobado en los EE. UU. por la FDA para tratar pacientes cuya LMA volvió después del tratamiento (recaída) o pacientes que no respondieron a la terapia inicial (refractaria) con cambios anómalos en el gen IDH1.

Tratamiento de la leucemia promielocítica aguda (LPA)

La LPA se trata de manera diferente a las otras formas de LMA. Las células de la LPA tienen un cambio en los genes que las hace sensibles a fármacos específicos. A menudo el tratamiento de la LPA consiste en un fármaco que no es de quimioterapia llamado ATRA (ácido holo-transretinoico, tretinoína) en combinación con un fármaco de quimioterapia de antraciclina o trióxido de arsénico (trisenox).

En los EE. UU., la FDA ha aprobado el uso del trióxido de arsénico en combinación con ATRA para el tratamiento de adultos a los que se diagnosticó recientemente LMA de bajo riesgo que tengan la presencia de un gen anómalo de PLM/RARα. El trióxido de arsénico también está aprobado por la EMA y la FDA para tratar pacientes con recaída o LMA refractaria que tengan cambios anómalos en el gen de PLM/RARα.

Algunos tipos específicos de LMA no tienen en la actualidad ninguna terapia aprobada. Sin embargo, podría haber un nuevo tratamiento que esté dirigido a un tipo específico de LMA que no esté aprobado todavía pero esté disponible en un ensayo clínico (estudios de investigación).

¿Qué es un ensayo clínico?

Un ensayo clínico es un estudio de investigación que se puede utilizar para mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre un nuevo tratamiento prometedor en cuanto a lo bien que funciona y su seguridad.

Un médico de LMA podría sugerir un nuevo tratamiento para un tipo específico de LMA que todavía no esté aprobado pero que esté disponible en un ensayo clínico. Varios ensayos clínicos tienen como objetivo respaldar nuevos tratamientos prometedores para la LMA.

Tomar parte en un ensayo clínico, podría ser una opción para las personas con LMA ya que da acceso a nuevas terapias que todavía no se han aprobado. Si le ofrecen la oportunidad de participar en un ensayo clínico, podría ser de los primeros en beneficiarse de un nuevo tratamiento. No obstante, hay una posibilidad de que la nueva medicina pueda resultar que no sea mejor, o podría ser peor, que el tratamiento estándar.

¿Qué efectos secundarios del tratamiento podría tener?

Los distintos tratamientos pueden dar como resultado diferentes efectos secundarios. Para la mayoría de los pacientes, los efectos secundarios son temporales y se irán cuando el tratamiento haya terminado.

La reacción a un tratamiento varía de un paciente a otro y los efectos secundarios también varían dependiendo del tipo y la duración del tratamiento. Y, los efectos secundarios asociados con la quimioterapia son distintos a la terapia dirigida. Los efectos secundarios de la terapia dirigida dependen principalmente de cuál es el objetivo del fármaco.

Los efectos secundarios comunes del tratamiento incluyen cansancio, aumento del riesgo de infección, náuseas (tener ganas de vomitar), vómitos, pérdida de pelo, sarpullidos y anemia (niveles bajos de glóbulos rojos).

Algunas veces, el tratamiento de la LMA puede llevar a efectos secundarios que no paran una vez que se termine el tratamiento, o efectos secundarios que evolucionan mucho tiempo después de que el tratamiento haya terminado. Un ejemplo de dicho efecto secundario es el aumento de una lesión del músculo cardíaco. Los tratamientos también pueden llevar a veces a la infertilidad y al riesgo de desarrollar un tipo distinto de cáncer.

No está solo

Hay varios recursos que están a su disposición. Estos pueden aportar información adicional en profundidad sobre la leucemia mieloide aguda (LMA) y ofrecen también apoyo.

Encuentre su apoyo local